• Amigos de Buba

¿Quién es Buba?



En África donde el placer y el dolor se mezclan sin límites definidos, el hambre y la miseria alternan de manera desorbitada con la riqueza de unos pocos.  Es allí donde estos paupérrimos hacen de la música la danza y los cantos su terapia para adornar la humildad de sus corazones y la grandeza de su espíritu.  Capaces de vivir una vida sin más aspiraciones que la ausencia de dolor y el pan del día a día.

Allí fue donde encontramos a nuestro ángel negro Aboubacar. Babacar, Baba, un niñito de ocho años y un futuro tan negro como su piel. Dispuesto a ser masacrado por el destino por haber nacido en un lugar tan lejos del Olimpo que ni los dioses conocían. Su casa, Missirah, en un lugar del África profunda donde no hay ni asfalto, agua corriente o alcantarillado. Es el hogar de los fuertes, aquí no hay sitio para el débil, en poco tiempo la naturaleza lo devuelve al polvo por el que camina.

En muchos sitios de África la infancia y su inocencia, alentada por estados fallidos y la permisividad de occidente hacen que no exista y su supervivencia esté diezmada hasta límites insospechados. Somos una ONG sencilla de pocos recursos que poco a poco gracias a vuestra generosidad creceremos para que otros Babacar hagan frente a ese mar de adversidades que supone nacer en un lugar equivocado.

La odisea de Babacar es nuestro reto porque pensando en curarlo en tres semanas el proceso se prolongará incluso un año. No imorta porque sentimos la fuerza de toda la gente que como María Gelabert y Pascual Oliver ofreciendo medicamento de sus farmacias, o las huchas del golv Aucanada, Ayuntamiento, Hotel Ivory, Auditorio, Gym G.Vera, colegio Nuestra Señora de la Consolación, aportando el euro a euro de personas anónimas que sin conocerlas sientes su presencia y te hacen recordar que no estás solo, que por encima de la crisis que estamos padeciendo siempre hay un euro para alguien que está mucho peor que nosotros. También para marga de Radio Alcúdia que con su programa hizo que mucha gente se concienciara y supiera de nosotros. Y por supuesto para Miguel Ramis que sin su empeño este niño no estaría en Mallorca.

La crueldad del ser humano se puede medir por el trato que da a sus criaturas más débiles e indefensas, los niñós y las mujeres, pero también podemos saber de su bondad por actos como este.

Gracias!

1 vista

©2019 by amigosdebuba